Lo importante no es lo que nos sucede, sino como reaccionamos ante lo que sucede. La alopecia o pérdida de cabello es una enfermedad que tiene un gran impacto en nuestras vidas. Pese a no tener consecuencias para la salud física, su mayor afectación reside en el componente psicológico asociado.

Tal y como señalan los estudios, la alopecia es una enfermedad muy común entre la población española y europea. La caída del cabello, afecta en España al 42% de la población. No obstante, la alopecia continúa siendo un tema tabú. Cuando una persona pierde el pelo, se dan diferentes reacciones; luchar para evitarlo; mediante la ingesta de fármacos, lociones capilares inyecciones en el cuero cabelludo…etc. Tratar de disimularlo e incluso negar la realidad. Pero, a lo que no estamos acostumbrados es a aceptarlo sin pasar por alguno de los procesos mencionados anteriormente.

Lo anterior expuesto, no tiene que ver con la calvicie en si, sino con la repercusión que supone a nivel personal frente a la sociedad. Hablamos de valores, imagen, estereotipos y, la lucha por no ser juzgado y ser aceptado tal y como somos.

Pero…¿Y si dejamos de buscar la aprobación de los demás y buscamos la propia? En este caso debes preguntarte si tú te aceptas o no.

Ante la perdida de cabello, podemos encontrar personas que la sufren con menor o mayor ansiedad y vergüenza, personas a las que la situación les genera depresión y baja autoestima, u otras a las que esta situación no les afecta tanto.

Luchar contra la caída del pelo, aceptarla, disimular o cualquier otra respuesta es una buena opción si es útil para gestionar saludablemente la situación a la que nos enfrentamos. Es totalmente lícito querer ser la versión más atractiva posible de nosotros mismos. El problema surge cuando nos encontramos ante comportamientos poco saludables que nos impiden llevar una vida normal.

No tiene nada que ver ACEPTAR la situación con COMPLEMENTARLA. Ambas van de la mano, es decir, lo importante en un proceso, ya sea de alopecia o de cualquier otro tipo que suponga un cambio en nuestras vidas, es ACEPTAR lo que está pasando. Obviamente no siempre es fácil ni tenemos las herramientas para gestionarlo, por eso es importante en caso de no poder solo, pedir ayuda, ya sea a un profesional del sector o a tu red familiar y/o social. Esto te ayudará a COMPLEMENTAR la situación, ¿qué quiere decir esto?; hacer frente a la situación con un complemento. Una ayuda, para hacerlo más fácil. En el caso de la alopecia, puede ser con una peluca, un pañuelo o nada.

En nuestro caso, como centro capilar, queremos reforzar tu autoestima. Llevar una peluca, no es sinónimo de ocultar la realidad, tampoco significa que no sepas hacerle frente, sino todo lo contrario, te ayuda a complementar y a aceptar la pérdida de pelo. Es una solución rápida (en cuestión de tiempo), cómoda y segura para la alopecia, mantienen nuestra imagen y con ello nuestra autoestima mientras aceptamos el cambio. Lo más importante es esto último, aceptar la alopecia en el momento en que retiras tu peluca.

El secreto de la belleza es sentirnos cómodos con nosotros mismos y cambiar el concepto que tenemos sobre nuestra imagen. Recuerda que nuestra confianza depende de nosotros y la pérdida de cabello no la podemos controlar.