Por norma general la perdida del pelo no puede controlarse, pero sí es posible adoptar ciertas medidas para vivir con ella y minimizar la frustración que causa la perdida del cabello.

Cubrirse la cabeza cuando hemos perdido el pelo es una decisión absolutamente personal. Para muchas personas, el cabello está relacionado con la identidad personal y la salud, por lo que deciden mantener su imagen usando una peluca. Otras sin embargo prefieren sombreros, pañuelos o directamente no cubrirse la calvicie.

Una peluca es una solución capilar para aquellas personas que han perdido el pelo, ya sea por un tratamiento de cáncer, quimioterapia o radioterapia, por una alopecia o por motivos estéticos de falta de densidad. Según el uso que vayas a darle es conveniente asesorarse para saber que es lo que mejor se adapta a tus necesidades.

Como hemos dicho al principio del post la decisión de ponerse una peluca es un proceso muy personal y normalmente, en los casos de alopecia suele ser lento ya que lo principal es diagnosticar que tipo de alopecia se sufre y paralizarla mediante el tratamiento. Sin embargo en los casos de Quimioterapia es inmediato, ya que la pérdida de pelo es inminente y el proceso de caída es más agresivo.

Por esto mismo, las necesidades varían, sin embargo el fin último es el mismo. Recuperar la imagen.

Las personas que sufren alopecia no necesariamente tienen que ponerse una peluca, ya que hay alopecias que no provocan una caída total del cabello. Los sistemas capilares son prótesis parciales a medida al igual que las pelucas. Cubren la zona a poblar o densar sin necesidad de tapar toda la cabeza. El proceso de diseño y confección es el mismo que para la realización de una pieza entera (peluca); se toman medidas de la zona afectada. La forma puede variar según el tipo de calvicie, además se realiza un informe técnico, detallando la estética de la persona.

Las pelucas de Tizho´s  se confeccionan a mano es un proceso artesanal y con pelo natural 100%. Se diseñan y cortan a medida en el centro, manteniendo tu tono, densidad y corte.

El pelo natural te permite utilizar tu sistema o peluca tal y como lo haces con tu pelo. Puede usarse calor en él, como el secador, las planchas, rulos térmicos e incluso puedes recogerte el pelo, trenzarlo… en definitiva moverlo como si fuera tuyo. Esto se debe a que es una peluca a medida y personalizada, permitiendo un comportamiento normal del día a día con la prótesis.