Al igual que vestidos lujosísimos, paisajes inolvidables, coches vintage o mansiones suntuosas, hay pelucas llevadas por estrellas del cine que han quedado impresas en el disco duro de nuestra memoria y nunca olvidaremos. Hoy vamos a recordar algunas que transformaron, embellecieron o deformaron tanto a los que la lucían que han sido luego subastadas a precio de joyas o mostradas en los grandes museos de moda y accesorios.

¿Quién es capaz de olvidar a la inolvidable Cleopatra encarnada por Liz Taylor? Cuarenta y cuatro millones de dólares costó hacer la película en 1963, que hoy supondrían 323 millones. Nada menos que 65 veces se cambia de traje Liz en la película y más de 45 pelucas se encargaron a Stanley Hall -el artífice de todas las pelucas de las grandes stars de Hollywood– para elegir la mejor. En marrón oscuro, con gran flequillo y repleta de abalorios, cuentas y cintas bañadas en oro trenzadas, convertía a Liz en una auténtica diosa. Costó por entonces 11.000 euros y se subastó en 2011 por 16.000.

 

pelucas de cine

Julia Roberts en ‘Pretty Woman’

Ya han pasado 25 años y Julia Roberts nunca habría imaginado que aquel guión al que calificó de “horrible, hortera y tonto” se convertiría en una de las comedias románticas más famosas de la Historia. Tampoco sabía que dentro de dos días se estrena su película ¿Feliz día de la madre? en la que se planta una peluca practicamente igual a la de Pretty Woman, con corte ‘Bob’ y flequillo muy largo pero no rubio. Curiosidades. Da igual que hayas visto mil veces la película; si la vuelves a pillar haciendo zapping y ‘zamping’ desde la cama, otra vez picas y te la ves entera.

Nunca olvidaremos su peluca sexy con aquel mini vestido elástico inspirado en los trajes de baño ‘triquini’ con una argolla en la tripa y las botas por encima de la rodilla. Tampoco su traje de lunares blancos en el partido de polo, copiado o inspirado de los que llevaba Diana de Gales (también con lunares o polka dots) a los partidos de este deporte como el Epsom Derby. Su traviesa peluca dorada alcanzó en una subasta los 30. 000 euros. ¿Quién da más?

pelucas de cine

Marcelo Mastroianni en ‘Casanova’.

Nos despedimos con nuestro Marcello, el eterno compañero de Sofía Loren en tantas películas maravillosas como ‘Matrimonio a la italiana’ o ‘Los girasoles’. En este caso hizo de ‘Casanova’ en el film del mismo nombre dirigido por Federico Fellini en 1965 y nos pasmó su peluca llena de esos ‘canutillos de crema‘, que es lo que parecen los enroscados rulos de pelo en su cabeza. Era la moda para hombre allá por 1720 y tan importante era el cabello para este mítico seductor que mezclaba grageas de azúcar con mechones de pelo machacados y se los comía como si fueran una pócima de amor. Una historia cogida por los pelos.